Destacados Vida Sana

Comer rico y saludable

¿Sabías que la alimentación saludable implica comer de forma constante a lo largo del día? Así se puede lograr el objetivo de tener 3 comidas balanceadas y de 2 a 3 meriendas saludables. Comer saludablemente implica ingerir alimentos de todos los grupos alimenticios.

Es cierto que con la llegada de las cálidad temperaturas y durante el período de vacaciones, en general, la gente suele relajarse, descuidando la alimentación e incluso se deja de poner foco a la importancia que tiene la equilibrada ingesta de nutrientes cayendo en excesos.

En ese sentido, tenemos algunos consejos que te podemos entregar:

1.- Mantener una adecuada hidratación es imprescindible en cualquier dieta equilibrada, pero en verano, esto es aún más importante. Con el aumento de temperaturas y la humedad, es probable que sufras deshidratación, por lo que es necesario ingerir abundante agua a lo largo del día.

2. Es bueno distribuir las comidas. Se debe evitar pasar muchas horas sin comer para evitar atracones y ansiedad, que te incitarán a comer alimentos menos saludables o a comer en demasía de una vez. Lo más recomendable es que sigas manteniendo una rutina de horarios de comidas, aumentando el número de veces que comes, pero de forma más ligera. Intenta mantenerte saciado para evitar atracones.

3.- Las frutas y verduras propias de cada estación conservan todos sus aportes nutricionales y contienen mucho más sabor porque están en el punto de maduración idóneo. Además de esto, no contienen aditivos y tienen menos tratamientos, así que incorporando las frutas ( melón, melocotón, sandía, nectarina, higo o frambuesa) y verduras ( calabacín, berenjena, zanahoria, remolacha y tomate) de temporada te aseguras una dieta perfectamente equilibrada a la vez que saludable.

4.- Se debe intentar no consumir alimentos y platos copiosos y muy grandes, aunque estos sean saludables. Puedes intentar moderar la ingesta de carne roja y sustituirla por pescado al menos tres veces por semana. Además, minimiza el consumo de grasas malas y prioriza aquellas más saludables, como el aceite de oliva o los aguacates.

5.- Sigue una dieta mediterránea, es rica en alimentos sanos y nutritivos. Te ayudará a mantener el organismo sano y actuará en prevención del desarrollo de diferentes enfermedades como la diabetes, la obesidad, enfermedades cardiovasculares o incluso algunos tipos de cáncer. Para cumplirlo, consume a diario cereales integrales, frutas, verduras y legumbres, evitando los alimentos ultraprocesados.

6. Es mejor optar por cocinar los alimentos de forma saludable: a la plancha, al valor, al horno, a la parrilla o incluso a la barbacoa. De esta forma, te facilitará la digestión y tu organismo sentirá mayor bienestar. En lo posible, reduce o evita alimentos fritos y rebozados.

7. Es bueno moderar la ingesta de carnes rojas, también debes aplicarlo al resto de carnes. Toma más raciones de pescado que de carne, ya que contienen más agua y ayudan a la hidratación y la digestión. Y, en concreto, los pescados azules contienen ácidos grasos esenciales que te ayudarán también a nutrir la piel.

8. Se debe evitar, en la medida de lo posible, el consumo de alcohol ya que ayudará a que tu cuerpo se deshidrate y estarás consumiendo calorías vacías que no tienen ningún valor nutricional. Además de todos los efectos nocivos que conlleva para el organismo.

9. Es normal que con las altas temperaturas te apetezca comer un helado de postre. Puedes hacerlo y no sentirte mal, pero intenta que sea algo ocasional y eligiendo la opción más nutritiva posible para ti. En este caso, el mejor consejo es que sustituyas los helados por fruta fresca o postres lácteos como un yogur o un helado de yogur sin nata. También puedes optar por un helado de hielo, granizado o sorbete sin azúcar.